Tu propio cine en casa

 en Hogar

Son muchos los cinéfilos que además de no perderse ningún estreno en la pantalla grande, no se resisten a convertir su casa en una sala de cine. Y tampoco hace falta ser un cinéfilo propiamente dicho: basta con que te encante disfrutar de las películas a lo grande, en cualquier momento y desde la comodidad incomparable de tu casa.

Cabe señalar que hoy en día es fácil obtener un resultado profesional cuando se quiere tener un cine en casa, y por menos dinero de lo que puede parecer a simple vista.

Ni que decir tiene que no solamente se puede disfrutar de películas, sino de series, documentales y todo aquello que nos apasione. Basta con escoger los elementos que mejor encajen con nuestra sala de cine, y tener en cuenta algunos factores para sacarle el mayor partido posible.

Porque no solamente hay que valorar elegir entre un proyector o pantalla, sino que factores como la elección del espacio, distancias, sonido y otros detalles, son detalles fundamentales para que montar nuestra sala de cine particular sea un éxito.

En una tienda de electrodomésticos, como Miró online, se puede encontrar todos los electrodomésticos online necesarios, comprarlos, y además recibirlos cómodamente en casa.

Escogiendo los elementos de nuestra sala de cine

Lo primero que tendremos que hacer es elegir la estancia donde montar nuestra sala de cine. Un elemento fundamental es conseguir un óptimo sonido, y en este sentido se consigue mejor en las estancias rectangulares. Aunque en una habitación cuadrada también podría realizarse, si tenemos la oportunidad de escoger, el resultado será mejor si la estancia es rectangular.

El siguiente elemento de la lista para instalar una auténtica sala de cine casera es la elección del proyecto o televisor. Y hoy por hoy no resulta fácil escoger en ese sentido, ya que tanto los proyectores como los televisores de la actualidad, dan mucho de si.

Por regla general, la mayoría de los proyectores ofrecen un color más definido, que se aproxima bastante al de una sala de cine. Hay diferentes tipos de proyectores, cuyo precio puede variar.

Los proyectores permiten una imagen escalable de hasta 300 pulgadas, como el Epson EB-U05, de instalación rápida y sencilla, e imágenes luminosas de gran calidad, incluso en habitaciones con mucha luz.

O si tenemos un presupuesto más elevado, otro proyector de calidad excepcional, con resolución Full HD, es el Epson EB-2265U.
Un factor importante de los proyectores es la resolución. Ésta no se relaciona con el tamaño de pantalla, sino con la calidad de la imagen proyectada. Lo que indica la resolución es el número de píxeles que componen la imagen, y que cuanto más numerosos sean, mayor será la calidad de imagen en la película.

Una de las ventajas de los proyectores Epson es que además de ofrecer calidad, pueden conseguirse fácilmente recambios o servicio técnico en caso de necesitarlo.

También habrá que plantearse optar por una pantalla de proyección, o por pared blanca. En muchos casos no hay más remedio que optar por una pantalla de proyección al carecer de una pared que pueda hacer esta función. Las pantallas disponen de un soporte de techo para poder anclarlas correctamente.

Pero si lo que preferimos es un TV, si sabemos escoger el modelo, con unas 55 pulgadas será suficiente. Un ejemplo: el Philips 8500 series Android TV 4K LED Ultra HD ultraplano. Este modelo de televisor incorpora una avanzada tecnología, una resolución de pantalla de 3840 x 2160 pixeles, un diseño de calidad superior y un sonido increíble. En otras palabras: suficiente para convertir nuestra sala de estar en un cine.

La importancia del sonido

No hay sala de cine que se precie que no esté dotada de buen sonido. Esto significa tiene tanta importancia invertir en un dispositivo de audio como en una proyector o una pantalla. Para ello se puede optar por un home cinema, o por una barra de sonido.

Cuando el presupuesto lo permite y se busca un sonido superior acompañado de sensación muy similar a la que se produce en el cine, es preferible optar por el home cinema o Bluray. Si por el contrario se cuenta con un presupuesto más limitado o poco espacio, una barra de sonido será suficiente para mejorar el audio del televisor.

La sonoridad de la habitación también influirá en la vivencia cinematográfica, y hay quien insonoriza la estancia para preservarla de los ruidos externos. La colocación de una alfombra mullida también evitará el eco.

No podemos olvidarnos del factor luminosidad para crear el ambiente adecuado. Esto lo podemos conseguir con lámpara regulables, o de luz tenue situadas detrás de la pantalla, exactamente como en el cine. De lo que se trata es que la luz sea indirecta, y que en todo caso enfoque el suelo o la pared.

Y una vez resuelto también este punto, lo único que queda es abastecerse de palomitas… y disfrutar de la película.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
router